24 de enero de 2012

El apoyo de la OIT al cambio en el mundo árabe

El mundo ha estado cautivado por el coraje de las mujeres y los hombres que han tomado las calles en la región árabe durante el último año. Farah Dakhlallah, responsable de comunicación de la Oficina regional de la OIT en Beirut, informa desde la República de Yemen y la República Libanesa.



Yemen: Desarrollar capacidades contra viento y marea
SANAA, Yemen (OIT EnLínea) – El trabajo de Abdullah como analista de datos de la Oficina Central de Estadística del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales nunca ha sido tan peligroso. Desde que las sublevaciones populares árabes se introdujeron en Yemen, sus 20 minutos de viaje en auto hasta el trabajo se han convertido en un tormento de dos horas a través de puestos de control, barreras y desviaciones.

Pero hoy en día se siente optimista mientras atraviesa el tráfico rumbo a un curso de formación que ha estado esperando ansioso desde hace semanas.

“Trabajo en la Oficina Central de Estadística desde hace diez años, pero esta es la primera vez que recibo formación sobre recolección de datos y métodos de análisis avanzados”, explicó. “Me inscribí a este curso hace algunos meses, antes de las tensiones, y no iba a perder esta oportunidad”.

Debido a factores de seguridad, el curso fue trasladado de la Oficina Central de Estadística a un instituto de formación local para facilitar la asistencia de los participantes.

El curso, parte del proyecto de la OIT “Apoyo al análisis de la información sobre el mercado laboral”, forma al personal del Ministerio del Trabajo, incluyendo a los empleados de la Oficina Central de Estadística, sobre el paquete SPSS (siglas en inglés de un programa estadístico para las ciencias sociales) y su utilización en el análisis de encuestas.

El objetivo del curso es desarrollar las capacidades locales. El mismo es visto como el primer paso en la realización de una encuesta sobre la fuerza laboral y la producción de un estudio sobre las tendencias y condiciones del mercado del trabajo, incluyendo las tasas de desempleo y los niveles de productividad.

El estudio más reciente sobre la fuerza laboral de Yemen fue realizado hace más de una década, en 1999.

El déficit de trabajo decente es un factor determinante de la inestabilidad actual
“La encuesta sobre la fuerza laboral es fundamental para la elaboración de una estrategia nacional de empleo eficaz, que responda a las necesidades y las aspiraciones de los habitantes de Yemen”, señaló Nada al-Nashif, Directora Regional de la OIT para los Estados Árabes. “La OIT identifica el déficit de trabajo decente como un factor crucial en la inestabilidad actual del país, y desde hace tiempo aboga a favor de un diálogo social inclusivo que facilite la creación de más y mejores trabajos”.

La tasa de desempleo de Yemen, de 16,3 por ciento, es una de las más altas del mundo (Censo de la población 2004). Los jóvenes tiene el doble de probabilidades de estar sin trabajo que los adultos; en 2003, la tasa de desempleo juvenil se estimaba en 29 por ciento. La falta de oportunidades de empleo es particularmente evidente en las mujeres educadas, una tercera parte de las cuales está desempleada.

De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD 2007-2008, más de 45 por ciento de la población de Yemen vive por debajo de la línea de la pobreza de 2 dólares al día, y 15 por ciento viven en la “pobreza extrema”, con apenas 1 dólar al día.

La OIT está adaptando su estrategia de trabajo decente por país a la situación actual en Yemen a medida que esta evoluciona, y sigue trabajando con sus socios tripartitos a fin de promover la creación de empleo y el desarrollo de empresa, la protección social, las normas, así como los derechos en el trabajo y el diálogo social.

El progreso de las refugiadas palestinas en los campos de refugiados de Líbano
TRÍPOLI, Líbano (OIT EnLínea) – Manal nació y creció en el campo de refugiados de Nahr al-Bared, en el seno de una familia de emprendedores veteranos.

Su abuelo – como su padre antes de él – era un conocido comerciante de cereales y aceitunas en su aldea natal de Ghabisiya, cerca de la ciudad portuaria de Acre, en Palestina, antes de que su familia fuese desplazada cuando se creó el Estado de Israel, en 1948.

Cuando llegaron al campo de refugiados en la afueras de ciudad libanesa de Trípoli, su abuela ayudó a mantener a la familia empobrecida ocupándose de una pequeña granja cerca del campo y vendiendo sus productos en el mercado local.

El abuelo de Manal emprendió un nuevo comercio, y estableció una tienda dentro del campo con la ayuda de su hijo. Pronto, su padre y su madre se encargaron de la tienda, pero el negocio de la familia fue destruido en 2008 durante los enfrentamientos en Nahr al-Bared, y la familia, una vez más, fue desplazada, esta vez al cercano campo de al-Baddawi.

En la actualidad, con 42 años y su propia familia, Manal contribuye a la subsistencia poniendo en práctica sus conocimientos de costura, diseño y corte y confección para los otros residentes del campo.

Manal también forma parte del consejo de administración de una organización local que ofrece microcréditos a otros emprendedores con base en el campo. Ella toma decisiones diarias sobre las solicitudes de microcréditos para ayudar a establecer empresas locales y apoyar a las existentes que contribuyen con el desarrollo económico local.

Manal es una de las mujeres palestinas escogidas por la OIT para participar en una serie de talleres de Formación para Formadores en torno al programa Género y Emprendimientos juntos (GET Ahead, en inglés).

Además de proporcionar a los participantes conocimientos básicos sobre empresa, finanzas y mercadeo, los talleres les enseñan a difundir esta formación a otras mujeres de bajos ingresos que ya tienen actividades comerciales a pequeña escala, a través de empresas individuales, familiares o de grupo.

Promover las competencias empresariales para las mujeres
El programa GET Ahead se diferencia de otros instrumentos convencionales de formación sobre desarrollo empresarial porque da relevancia a las calificaciones esenciales para la iniciativa empresarial desde una perspectiva de género, ya sea para crear o mejorar una empresa individual, familiar de grupo.

“Aprecié mucho el enfoque participativo y accesible del taller”, afirmó Manal. “Me hizo tomar conciencia de las oportunidades de mi comunidad local, en las que yo simplemente no había pensado antes. Además me siento más segura sobre cómo elaborar y evaluar un plan de negocios”.

El taller, parte de la Iniciativa para el empoderamiento económico de las mujeres palestinas, tiene el objetivo de fortalecer la capacidad de las instituciones responsables del desarrollo empresarial en determinados campos de refugiados palestinos en Líbano (Nahr el-Bared y Ain el-Helweh). La iniciativa ofrece asistencia a las organizaciones socias en la promoción del desarrollo de empresas entre mujeres pobres que quieren comenzar un negocio a pequeña escala o que ya tienen uno.

Desde mediados de la década del 90, Musa Nimr se desempeña como especialista en microcrédito y subvenciones de la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados en Palestina (UNRWA). “Esta es la primera vez que los promotores de pequeñas empresas en los campos palestinos se reúnen; espero que ello conduzca a una mayor cooperación en el campo. El taller representa una buena oportunidad para explorar formas innovadoras para apoyar a las mujeres emprendedoras de Palestina”.

El proyecto Iniciativa para el empoderamiento económico de las mujeres palestinas se centra en la promoción de la recuperación económica y las condiciones de trabajo decente para las mujeres palestinas de los campos de refugiados en Líbano. El proyecto bienal consta de tres etapas: la realización de un estudio de referencia inicial; la formación en desarrollo empresarial y en la formación de grupos empresariales; y el apoyo al establecimiento y fortalecimiento de grupos empresariales para la cooperación, a fin de llevar a cabo acciones colectivas y compartir los recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada